miércoles, 6 de mayo de 2015

La luz de Sorolla
Beatriz Rodríguez



Quiero empezar haciendo mención de un lugar de Madrid que me gusta especialmente por la sensación que me transmite cada vez que lo visito. Se trata del Museo Sorolla (c/General Martínez Campos, 37). La mayoría de los lectores pensará que es únicamente la compilación de las obras del artista expuestas en salas, como cualquier otro museo, pero esta vez en la casa que habitó el propio pintor. No obstante, el visitante encontrará mucho más. 

Este museo constituye un rincón aislado del tiempo y del espacio que preserva la obra y los recuerdos de un pintor que caló hondo en la Historia del Arte. Recorrer este museo y sus jardines supone un viaje íntimo a la vida y a la esencia de su obra. El hecho de que Joaquín Sorolla dedicara gran parte de su vida a reflejar la luz mediterránea que llevaba en las venas, junto con la voluntad obsesiva de retratar a su familia, me hacen valorar a este pintor no solo por su enorme calidad artística, sino también humana. 

Durante milenios, los seres humanos hemos intentado hallar la receta de la felicidad, ante todo un concepto personal, y sin duda este artista la encontró en su hogar, al lado de su mujer y sus tres hijos, fundida e inseparable de su gran pasión por la pintura. No hay más que fijarse en el efecto penetrante de la mirada con la que les captó, para darse cuenta de todo lo que les llegó a querer. Hasta tal punto que algunos críticos le reprocharon la falta de complicidad y el clima de intimidad ausente en los retratos de aquellos que no fueran sus familiares. 

No sé cuánto de cierto tiene esta visión idílica que estoy ofreciendo. Sin embargo, quiero pensar que la constante apelación emotiva que Sorolla trasmite al espectador en sus obras, la sensibilidad y la paz que inspiran la vegetación y las fuentes de su jardín son el reflejo escondido del feliz transcurso vital del pintor.

Beatriz Rodríguez Cuadrado 










Share This

2 comentarios:

  1. Nunca he ido a este museo y este fin de semana, ¡ya tengo plan! ¡Enhorabuena por el escrito!

    ResponderEliminar
  2. Comparto esa admiración por el gran Sorolla. Un enlace interesante es:

    http://museosorolla.mcu.es/

    ResponderEliminar