miércoles, 30 de septiembre de 2015

Mano de santo
Maite Salmerón




Voy a injertarme varias nacionalidades. Un popurrí de razas y ascendencias. La más increíble mescolanza. Aún sueño con ser rusa, judía, negra, bereber...¿Y algo más? Con ser hombre. Sí, señor. Voy a implantarme un cuerpo de jota, el brazo de un gitano, el corazón grandísimo de un indio sioux y una cabeza de turco, como la de aquel chalado que miraba mi culo cuando exponía mis textos una vez terminados mis estudios. O mejor, la de un centroeuropeo de la primera mitad del siglo XX. A ver si aprenden

Así, todos los días del año serán el día del orgullo de alguna de mis muchas especies, y yo, como un pavo real, saldré por el barrio a mostrar mis variopintos brotes corporales. Esto de aquí me salió en China. Eso de ahí abajo me lo pegaron en Murcia. ¿Y esto? Ah, ni idea de donde viene... No soy de ningún sitio y soy de todas partes. Y como dicen que las verdaderas raíces de nuestra existencia están en el lenguaje, aprendo idiomas con ahínco para que mis rizomas lleguen hasta el cielo

Quiero fundar el más caótico de los bancos de semen que haya existido jamás. Un banco de esperma en el que las noruegas, como yo, se lleven tubitos procedentes de la Provincia Ultramarina de Angola. Las catalanas, como yo, simiente certificada del centro de la Península Ibérica. Denominación de origen, La Meseta. 

¿Y las valenciano-murcianas, como yo misma? Calma. Habrá para todas. Así tal vez ya a nadie se le ocurra pavonearse de que su cultura es la más antigua del planeta. O de que su recontratatarabuelo tenía sangre azul. A ver si con buena voluntad y una pizca de sentido del humor acabamos con el nacionalismo, que es una vergüenza nacional, con el racismo, que es un asco, y con el clasismo, una de las mayores lacras de la sociedad. Solo una duda. ¿Qué hacemos con los demás fanatismos?




Maite Salmerón




 Maite Salmerón | Escritora



Share This

4 comentarios:

  1. Realmente bueno este escrito. No me extraña que la editora lo haya seleccionado y, rompiendo la regla de no repetir dos textos de un mismo colaborador en la misma página, aparezca aquí. Muy divertido y con mensaje. Un aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me siento muy halagada y espero que el resto de colaboradores no se enfaden por ello. Prometo no ser abusona. Mis respetos a todos

      Eliminar
  2. Interesante texto, original y cuestionador. El final...fantástico y estoy totalmente de acuerdo, no me gustan las divisiones, los racismos y detesto el clasismo aún más. ¡Felicitaciones Maite, un gran texto!.

    ResponderEliminar
  3. Precioso texto, Maite. Totalmente enriquecedor, pero además bello, y muy bien escrito. Un saludo..., y enhorabuena.

    ResponderEliminar