miércoles, 21 de septiembre de 2016

El miedo
Tania Gallardo


“Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos” 

Martha Medeiros. 

¿No eres capaz de dejar ese trabajo que tan infeliz te hace? ¿No eres capaz de perseguir un sueño? ¿No eres capaz de escuchar a tu corazón? Te voy a decir quién es el causante de todo eso que no te permite avanzar, el miedo, sí, ese sentimiento que condiciona nuestras vidas, que nos bloquea, ese límite mental que no nos deja avanzar y que a veces incluso puede llegar a dominarnos. Por no hablar de los numerosos cambios que puede producir en nuestro cuerpo, llegando incluso a aumentar nuestra tensión arterial, la velocidad de nuestro metabolismo, la glucosa de nuestra sangre, nuestra adrenalina y nuestra tensión muscular. 

Sabíais que el miedo comenzó siendo algo positivo en las sociedades prehistóricas, este sentimiento colaboraba ya en la supervivencia de la especie, alertando de posibles amenazas y peligros. Pero los miedos se han ido multiplicando, cada vez son más y más los miedos que giran en torno a nuestras vidas, miedos que no necesariamente hemos creado nosotros mismos, sino miedos que nos han ido inculcando con los años, hablo de supersticiones, hablo de las políticas autoritarias, hablo incluso de la propia religión. 

¿Pero miedo a qué o a quién? A lo desconocido, a todo aquello que nos empuja fuera de nuestra zona de confort, miedo a todo cambio que modifique nuestra situación de control actual. A los seres humanos no les gusta por lo general las situaciones descontroladas, los cambios, las novedades. Pero, ¿qué es la vida sino una sucesión de cambios que nos hacen avanzar y crecer? Voltea la mesa si no estás feliz en el trabajo, arriésgalo todo por un sueño, date el placer de luchar por lo que te gusta, deja la sensatez a un lado y escucha tu corazón, él sabe gritar, solo tienes que escucharlo.




Tania Gallardo Hernández|Comunicadora


Share This

No hay comentarios:

Publicar un comentario