viernes, 2 de diciembre de 2016

Inseguridades - Sara Pinel



Esta mañana había una carta en mi mesita de noche que solo contenía dos palabras. La agarré, la fui desenvolviendo lentamente. Temiendo el contenido estiré el continente con la palma de la mano. Antes de leer miré a mi izquierda y él no estaba. Pero hacía ya mucho que estaba sin estar. 

Entonces mi mente comenzó a evocar recuerdos de toda una vida. Empezó a barajar probabilidades. Como un lince corre tras su presa, corría mi mente a toda velocidad tratando de saber antes de saber de verdad. Tratando de encontrar motivos para una despedida repentina de quién tanto yo amaba. Una despedida prematura para la que no estaba preparada todavía.

Plenamente consciente de que estaba adelantando acontecimientos, como siempre hago. Continué con la mirada fija en aquel trozo de folio mal cortado. Y de pronto me enfadé muchísimo. Y maldije al hombre que dormía cada noche a mi lado. Lo odié, lo odié intensamente, porque yo sabía que no estábamos pasando por una buena temporada pero no era suficiente excusa ni de lejos para abandonarme con una nota. Y tras odiarle unos segundos que en ese momento parecieron años, volví a amarle de nuevo. Volví a amarle locamente, porque bien podría poner en esa nota un “Buenos días cariño, esta noche no te libras de mí”. O cualquier tontería semejante, de esas que sé que tanto le encanta decir. 

Entonces mi mente dejo de desvariar, de presagiar, dejo de imaginar como siempre hace. Decidí enfrentarme a la realidad y ser valiente. Porque quería saber, lo que fuera que tuviera que saber. Y lo quería saber cuanto antes. Mis manos se pusieron más rígidas y distinguí su letra fina y redondeada por el rabillo del ojo. El estómago me empezó a meter prisas. La cabeza, sin embargo, pedía calma. El corazón marcaba el ritmo del que sabiéndose amado teme que lo desamen. Centré la vista y leí en voz alta: 
TE...


Sara Pinel | Escritora
Share This

5 comentarios:

  1. Me ha encantado! Breve pero con una larga historia detrás. El final abierto es perfecto

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado! Una larga historia contada de una manera breve, con un final abierto perfecto.

    ResponderEliminar